Efímero como el filete del vestido de Lady Gaga

25 Ene

Hoy he visto un tweet de Lucrecia Aldao en Linkedin que me ha animado a escribir un nuevo post después de mucho tiempo. No es que no tenga temas de los que hablar, es que ¡no tengo ni un minuto!

Pero ahora quiero pararme un rato a reflexionar. En su comentario se leía: La primera bombilla de Edison duraba 1.500 horas. En 1924, un cártel de empresas acordó limitarla a 1.000 horas. Nada nuevo que no sepamos. Pero me ha hecho volver a pensar en cómo el mercado dispone ¿o mejor decir las empresas del mercado?  de una vida útil limitada para todos sus productos. LLámense lavadoras, pantalones pitillo, zapatos de plataforma, móviles, secadores de pelo, escritores, cantantes, actores, cremas, sartenes, planchas, coches, hoteles, destinos turísticos, presentadores, artistas, bolígrafos, imágenes, políticos, ideas, causas… ¡todo tiene una fecha de caducidad!

Ayer  salía a la venta el libro de memorias de Justin Bieber,  nada más y nada menos que con el título Justin Bieber. Primeros pasos hacia la eternidad. ¡Pero si tiene solo 16 años! Qué más da si hay otras cifras que importan más: 18 millones de seguidores en Facebook y casi 7 en Twitter, ¡estas cifras marean! Pero mientras haya negocio, ¡a vender el producto!

Como el filete del vestido de Lady Gaga, todo es efímero.

Nosotros también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: